© 2018 - 2019 para Asesores VUT.

Buscar
  • Adriana Otero

Los agujeros del Decreto de Carmena para las viviendas turísticas.

Actualizado: 2 de abr de 2019


La aprobación del Plan Especial de Hospedaje (PEH) y las condiciones Técnicas y de diseño introducidas en él tienen una clara connotación ideológica, en la que el objetivo que persigue el Ayuntamiento de Madrid es la eliminación del 95% de las Viviendas que se destinan a este uso, y que  responden a una demanda que no cubre el sector tradicional. Basta ver el informe de ESADE sobre el Impacto social y económico de las viviendas de uso turístico en España, donde se afirma que el 32% de los turistas que viajan en familia a apartamentos no volverían si no tienen este tipo de alojamientos disponibles.


Fuente: Esade - Fevitur

En opinión de nuestro Arquitecto y Urbanista Ricardo Valdenegro, “existen dos componentes estructurales contenidas en esta Norma, que incumplen de forma deliberada, el ordenamiento Jurídico superior desarrollado por la Comunidad de Madrid por una parte y las Leyes Estatales por otro”. Sigue afirmando nuestro experto, que “el legislador, no puede legislar a sabiendas que aquello que pretende ordenar y regular, es de imposible cumplimiento por los ciudadanos a los cuales va dirigida la norma”.

Igualmente cuando preguntamos al abogado Francisco Melero nos valida la opinión comentada e indica que “El PEH hace que el Plan de Ordenación Urbana de Madrid sea inaplicable en gran parte de la ciudad. Ello implica que una norma de rango inferior dictada por un Ayuntamiento contravenga abiertamente una norma de rango superior dictada por la Comunidad de Madrid y la deje prácticamente sin efecto en lo relativo a las VUT. Tras la moratoria del Ayuntamiento para la tramitación de viviendas turísticas, ahora es el momento de solicitar las oportunas licencias -que serán denegadas con base en el PEH- y recurrir judicialmente esa denegación”.


Lo que subyace en la aprobación sin consenso con los sectores afectados, es la incriminación del comportamiento del mercado libre del alquiler de la vivienda, estigmatizando a las viviendas de uso turístico de los males que padece el sector del alquiler particular regulados por la LAU, e ignorando el resto de variables que hacen posible la contención de los precios de la vivienda y del alquiler.


El principio o hipótesis que, de forma brillante y sin contrastar, ha elaborado el Ayuntamiento se traduce en que, al prohibir con esta norma el 95% de las viviendas dedicadas a este sector, éstas volverán de forma natural al segmento del alquiler tradicional, creando así la ficción por la que, al aparecer en el mercado una mayor oferta de este segmento, los precios de los alquileres bajarían y se autorregularían (todo esto siempre en el plano teórico).


Apoyado todo esto con un índice del alquiler que tendría como finalidad imponer un máximo, por zonas, condiciones de los inmuebles y ubicación de cada vivienda que se pretenda alquilar, y sin considerar la situación personal y socio-económica del demandante del alquiler.  En resumen, estas políticas, recuerdan mucho, a las Políticas intervencionistas y reguladoras del Estado Absolutistas y Controlador de un pasado reciente en Países del Este.


En opinión de nuestro Arquitecto y Urbanista Ricardo Valdenegro, cuando habla de experiencias similares en otros países de Europa, cuyo “efecto y resultado, ha sido justo el contrario. No ha aumentado la oferta de alquileres tradicionales y han seguido subiendo los precios” y los operadores han seguido trabajando con ajuste en cada momento, a las nuevas normas improvisadas y dictas de forma unidireccionalmente ideológicas.



Conclusión, Asesores VUT, es partidario, de Regular la actividad y hasta la fecha nadie se ha pronunciado en contra de la regulación del sector y de la profesionalización del mismo. Los operadores profesionales llevan tiempo demandando esta regulación y el control de los ilegales que perjudican a todos.


No entendemos por qué aquellos que son elegidos para resolver problemas, armonizar, ordenar y regular se amparan en la autoridad que la sociedad les confiere para asumir posiciones autoritarias, cuya consecuencias demostradas y demostrables, generan perjuicios y destruyen lo que tanto ha costado construir, que no es mas que las Ciudades Históricas sean generadoras de Empleo, actividad económica, sostenibilidad y beneficios para todos y generen recursos suficientes como para mantenerlas y mejorarlas.